Los 8 caminos

o filosofías de Yoga

Existen ocho caminos distintos que se acercan

a la búsqueda de la paz y la iluminación.

La tradición que mejor ha conservado un cierto conocimiento sobre estos caminos es

la filosofía védica del Yoga. 

Descubrir cuál es el camino filosófico que mejor sintoniza con tu ser es una gran herramienta para volver a sentir vibrar tu alma y armonizar todas las partes de tu vida.

 

Estos ocho caminos espirituales son:

Surya yoga: el camino de la Integración

Bhakti yoga: el camino del Corazón

Kundalini yoga: el camino de la Voluntad

Gyan yoga: el camino de la Verdad

Karma yoga: el camino de la acción desinteresada

Raja yoga: el camino de la Paz

Hatha yoga: el camino de la purificación del cuerpo

Tantra: el camino de la Originalidad y de los deseos.

 

 

 

 

El camino de la integración

Surya YOGA

 

Esencia:

"Luz y Pureza"

Surya proviene de la raíz hindú “suar”: brillar y también tiene como significado Dios del Sol. Como el Sol que ilumina otros planetas, el Surya Yogui honra todos los caminos espirituales, pero no está atado a ninguno.

 

Aunque es un camino sin camino, es decir, un camino sin limitaciones, es un camino auto-guiado y/o más allá de las técnicas. Se dice que integra todos los otros caminos, que son 8 en total, y muy a menudo se reduce a 3: el camino del Corazón, de la Mente y de la Acción.

El Surya Yogui disfruta de todos los caminos, filosofías, técnicas, de todo tipo de conocimiento que le brinda la vida. Lo llaman a veces Integral yoga. A menudo se confunde con un amalgama de otros yogas, lo mejor de cada uno para los que no sienten el camino a seguir. Pero es mucho más que eso, un Surya Yogui sabe qué practicar y en qué momento, del mismo modo en que el Sol define las horas del día. No se limita a técnicas o creencias limitadoras. La diversidad no es posible sin unidad, y el Surya Yogui siempre ve la unidad como lo principal.

 

Los buscadores de otros caminos espirituales ganan un máximo resultado quedándose en los límites definidos de su práctica espiritual. No tienen la perspectiva amplia que se requiere para un verdadero Yoga Integral.

 

 

El camino del corazón

Bahkti YOGA

 

Esencia:

"Amor y Compasion infinita"

El camino del amor y la devoción es el camino de la entrega emocional a la voluntad universal en todos los aspectos de la vida. Es un rendirse al Amor, sin sentimiento de resignación. 

 

Para un ateo, el objeto de devoción puede ser un ancestro, un maestro o hasta un miembro de la familia. 

La fe y el amor son naturales en el Bhakti yogui. "El amor no conoce la razón". No tiene miedo al amor y no necesita ninguna racionalización para cuidar, ayudar y compartir. Los sentimientos vienen primero, los motivos y las técnicas les siguen después. El Bhakti yogui puede decir "Dios es Amor". ¿Por qué debatir lo obvio?

A los Bhakti yoguis también les encanta la canción y la danza devocionales, siendo a menudo menos contenidos que sus amigos y colaboradores que siguen otros caminos.

El corazón busca el puente que une el amante con su amado. Cuando lo encuentra hace una aproximación de fusionarse con el amado y sentir la unidad, pero también quiere mantener un sentido de individualidad para disfrutar de su amado. Este amado es el yo universal, el Creador.

Los sufíes tuvieron que ocultar su devoción en el idioma del romance para proteger sus vidas, ya que a menudo eran perseguidos por los musulmanes ortodoxos. El anhelo del amante por la amada es una metáfora universal del anhelo de Dios, un símil que revuelve los corazones en su búsqueda de lo Divino.

 

Los peligros en el camino del corazón son la emocionalidad artificial y la negación del sentido común. Igual que  con el resto de caminos, alguien que sintoniza de forma natural con este camino estará mucho más en armonía con una práctica correcta que otro que lo intente artificialmente.

 

 

El camino de la Voluntad

 

Esencia:

"Poder infinito y Coraje"

Kundalini YOGA

Laya proviene del sanscrito y significa “disolución, absorción”.

 

El camino del Kundalini-Laya Yoga es buscar la disolución del espíritu individual en el Espíritu Universal.

 

La esencia de este camino es la de despertar la energía Kundalini, energía que proporciona

un poder infinito. Este poder infinito es el que nos permite manifestar todas nuestras cualidades de paz, amor, dicha y verdad a través de la acción.

Es el poder  de sentir entusiasmo y pasión por toda la creación y de disfrutar de esta acción/manifestación con satisfacción.

La creatividad florece cuando estamos llenos de este poder.

La Voluntad es la responsable de encontrar medios habilidosos y valerosos para alcanzar cualquier meta. La disolución que propone el camino del Kundalini Yoga, es una disolución de los estados más instintivos para subir el grado de consciencia a niveles más elevados. El aventurero espiritual utiliza su coraje y disciplina para conquistar sus instintos primarios y rendirse a la voluntad divina.

 

El Kundalini yoga, por lo general, comienza con asanas (posturas preparatorias físicas) y pranayamas (ejercicios de respiración) y un estricto control de la dieta y del comportamiento. El objetivo es despertar la fuerza primaria que se halla en estado latente en el sacro, y dirigirla hacia arriba a través del canal central de la columna vertebral, llamado el shushumna, y perforar los diferentes centros espirituales, o chakras, localizados a lo largo de la columna vertebral hasta irrumpir finalmente en el chakra superior en la cabeza (chakra número 7) en un resplandor de luz y poder. Debido a que el guerrero espiritual suele ser amante de la variedad y de la experimentación, las técnicas de Kundalini pueden ser muy complejas, incluyendo: bandhas (posturas que bloquean la respiración en diferentes centros de energía), mudras (gestos de mano) y la concentración en los chakras con mantras.  

El guerrero espiritual para alcanzar la plenitud debe pasar años de estudios y entrenamiento, conociendo sus propias fuerzas y debilidades. El guerrero espiritual busca posiciones de alta tensión pero debe tener la disciplina para controlar sus aspectos salvajes, físicos y emocionales.

 

El Kundalini yogui aprende a acertar su voluntad para después rendirsela a la gracia divina!  

 

El camino de la Verdad

 

Esencia: 

"Desapego y Verdad absoluta."

Gyan YOGA

El camino de la Verdad.

 

 

El gñana o jñana (se pronuncia Gyana) es un término sánscrito que significa ‘conocimiento’. El Gyan yoga es el camino espiritual del conocimiento puro. Gyan Yoga está relacionado con el uso del intelecto y de su capacidad para separar lo real en la vida de lo no tan real.

 

La esencia en la forma de pensar del Gyan yoga, se concentra en la pregunta ¿Quién soy yo?

 

Para saber lo que uno es y lo que uno no es, debemos estudiar los diferentes aspectos del ser humano, de ahí la importancia de la busqueda de un conocimiento espiritual.

 

Al igual que el Hatha yogui el Gyan yogui es un escéptico y rehúye la fe ciega. Los Hatha yoguis necesitan de hechos y de cifras concretas, el Gyan yogui sondea más profundo, más allá de los hechos evidentes para observar verdades más sutiles y causas más altas. Un Hatha yogui prefiere el silencio, un Gyan yogui se deleita en el juego de palabras y sobresale en el debate. El más grande de todos los gyanis, Adi Shankara, derrotó a los filósofos más conocidos de su tiempo en grandes debates públicos.

 

El Gyan yogui utiliza el lenguaje para conectar materia y espíritu. Utiliza palabras para trascender palabras. Como dijo Lao Tzu "El Tao que puede ponerse en palabras no es el Tao". El intelecto no puede identificar la Verdad última. Sólo puede cortar la falsedad. Así que el Gyan yogui lo cuestiona todo especialmente su identidad. Se despoja de su falsa identificación con su cuerpo, sentidos, mente, intelecto, voluntad, sentimientos, y su sentido de “yo-idad.” Finalmente, se da cuenta que la última respuesta se halla más allá de las palabras, más allá de los conceptos, más allá del pensamiento y más allá del sentimiento. Su mente no oscila en el intento de discriminar, simplemente permanece tranquilo y pacientemente observa los diferentes niveles de su personalidad.

 

La creencia en Dios no es un requisito previo al yoga (del tipo que sea), y no lo es, especialmente, para el Hatha Yoga y el Gyan Yoga. Gyanis de diferentes culturas a menudo ven la creación como una manifestación impersonal, no a un dios personal que nos ama a todos y protege a sus hijos. Filósofos gyanis suelen afirmar que es simplemente la naturaleza del Absoluto de manifestarse periódicamente y periódicamente disolverse. Algunos, como Adi Shankara, han sido devotos de un dios personal. Otros, como filósofos budistas y jainistas no ven la necesidad de postular por un dios personal detrás de la creación. Pueden tener opiniones muy diferentes del universo como real o irreal. Lo que comparten en común es la primacía de la verdad absoluta – de una Realidad última no-dual que nunca cambia (inmutable) y que nunca se puede poner en palabras (indescriptible).

 

Si creemos profundamente que toda vida está conectada y que somos una parte integral de un plan cósmico que comprende todas las partes en un Todo, entonces encontramos cada momento del día provisto de infinita alegría y riqueza.

 

El camino de la acción desinteresada.

 

Esencia: 

"Abundancia y Gratitud infinita"

 

Karma YOGA

Este es el camino del servicio desinteresado, dar y entregar, sin pensar en la recompensa. 

 

El Karma yogui cumple con su deber al máximo de su capacidad, pero no se preocupa por el resultado, ya que éste queda  fuera de su control. El arquero sólo puede tensar su arco, apuntar su flecha, y lanzarla. Él no puede controlar las rachas de viento que soplan y que pueden desviar la flecha de su objetivo. 

 

"Tienes control sobre la acción por sí sola, no sobre sus frutos. Quien fía su bienestar a los resultados de la acción pierde dicha, y se ve miserable y descontento". Es el mensaje que da Lord Krishna a Arjuna en el “Bhagavad Gita”, el libro sagrado indio empapado por la esencia del Karma Yoga.

 

El Karma yogui estudia las Escrituras y sigue los ejemplos de los grandes sabios, santos, académicos y filántropos, a medida que se desarrolla su mente, se convierte cada vez en más sensible a las necesidades de los demás y al conocimiento de sus propios regalos y dones únicos para ayudar a la gente. En lugar de actuar desde un sentimiento pesado del deber, aprende a responder de forma espontánea, intuitiva, y con alegría. Aprende a descansar en la actividad. Sus pensamientos y acciones se vuelven súper-fluidos y los nudos profundos de frustración y conflictos se evaporan.  Descubre, a través de la experiencia, algo que los psicólogos están empezando a entender: que todas las neurosis tienen sus raíces en el apego. Al soltar nuestros apegos superficiales se eliminan los obstáculos ocultos que bloquean el cumplimiento de nuestros deseos más profundos y verdaderos, aquellos inspirados por la mente universal.

 

Si practicamos la moralidad superficial, sin inspiración interior, sufrimos una tensión constante entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer. Cuando tratamos de completar más tareas de las que podemos asimilar, se crea una sensación de presión que puede desembocar en todo tipo de patologías. Imaginad lo que la actitud opuesta puede lograr: una actitud de servicio desinteresado y de entrega sin presión!

 

La brecha entre nuestros "deseos" y “deberes” desaparece cuando la vida individual se une a la corriente universal. No importa cuál sea nuestro camino, cuando se desarrolla nuestra conciencia, nuestros deseos fluyen cada vez más con la corriente de la evolución y ganan poco a poco el poder infinito de la Naturaleza para su fructificación. Paradójicamente, cuando entregamos nuestros deseos superficiales, conseguimos que se cumplen todas nuestras necesidades, físicas, mentales y espirituales.

 

El Karma Yogui se asegura de que cada acción se lleve a cabo con impecabilidad y excelencia.  Sin embargo, hay momentos en que las acciones mundanas pueden parecer tan aburridas, y rutinarias que es difícil, incluso para un Karma yogui acercarse a estas acciones con la actitud correcta. Así que el arte del ritual es una gran ayuda en este sentido. Los rituales ayudan a que toda acción sea profunda y significativa, y permiten al Karma yogui  mantenerse centrado en el momento presente, que en sí mismo es un acto meditativo.

 

Karma es una palabra sánscrita que proviene de la raíz “hacer”. La ley del Karma es simplemente la ley de la acción-reacción. Si elevamos cada pensamiento, palabra y actuación, sin esperar resultado, cumplimos con las leyes naturales y actuamos para el bien de todos, y en consecuencia para nuestro bien.  

 

El camino de la paz

 

Esencia: 

"Paz y Dicha infinita."

Raja YOGA

Raja Yoga es el camino del refinamiento sensorial. El nombre de "Raj" o "Rey" deriva de la idea de que los reyes nacen y viven rodeados de comodidad material que permite perseguir con mayor facilidad el refinamiento de los sentidos.

 

Raja Yoga incluye el pensamiento positivo, que es afirmación, apreciación, y el tener una actitud positiva ante la vida.

 

En términos de la práctica espiritual, uno se rodea de belleza, arte, pensamientos positivos, meditaciones guiadas para interiorizar los sentidos. El Raja yoga conduce al refinamiento de los sentidos internos para sintonizar al individuo con su belleza y paz interiores, obteniendo así la liberación. El Raja yogui sintoniza con la armonía universal y exterioriza los sentidos obteniendo una satisfacción física y estética.

 

Es más eficaz poner énfasis en el cambio desde el interior de uno mismo. De esta forma, el cambio de comportamiento hacia fuera fluirá más fácilmente.

 

Aunque el camino de la acción (Karma Yoga) y el camino del corazón (Bhakti Yoga) son los más explícitamente devocionales, hay un aspecto devocional en cada camino, aún sin la fe en Dios. En el Raja Yoga, la devoción es a través de la apreciación de la armonía y de la belleza. Se puede comparar a la relación entre un gran artista cuya escultura perfecta adorna un lugar público, y un admirador del artista que se siente atraído, disfruta y aprecia la belleza de la escultura. Del mismo modo, el Universo derrama amor y bendiciones hacia el Raja yogui que sabe apreciar la belleza infinita de la creación.

 

El Raja Yoga atrae hacia el yogui  unas relaciones ideales, en el romance y en la amistad.

El Raja yogui busca paz, compromiso, y resultados positivos, por eso, otro aspecto de esta naturaleza espiritual es el interés en la paz en el mundo o en aspectos de la vida que aporten soluciones pacíficas a situaciones conflictivas locales, nacionales o mundiales.

 

La práctica del Raja Yoga es un gran antídoto contra el estrés y las tensiones tanto a nivel individual como a nivel de la sociedad. 

 

El camino de la purificación del cuerpo.

Arquetipo asociado: El Solitario

 

Esencia: 

"Silencio y Simplicidad absoluta."

Hatha YOGA

Hatha yoga es el camino de la iluminación a través de la purificación del cuerpo físico.

 

El cuerpo no es más que el espejo de la conciencia. Así que el objetivo de este estilo de yoga, es hacer el cuerpo tan puro que la conciencia brille a través de él.

 

Esta práctica en nuestros tiempos supone un proceso de purificación bastante vigoroso, fuerte, riguroso, muy disciplinado e incluso duro.

 

No solo incluye posturas, sino también técnicas de respiración, mudras (gestos con las manos), meditaciones (vipassana o zen), ejercicios de purificación de los órganos mediante ayunos, etc.

 

Un Hatha yogui se relaciona con el cuerpo pero no se identifica con él. Jamás dirá: 'Soy el cuerpo'.

 

El Hatha yogui se descubre a sí mismo a través del dolor o de la percepción de la limitación de su cuerpo. Cuando estamos limitados en una postura, observamos la barrera o el dolor sutil. Y es en este dolor que el Hatha Yogui aprende sus limitaciones y encuentra el conocimiento. Ya que pasar a través del dolor o de las dificultades nos ayuda a aprender y a aceptar nuestras limitaciones, y a tomar responsabilidades, comenzando de esta forma la búsqueda.

 

A través de la experiencia en lo físico, el Hatha yogui va a entender que es un reflector de otros niveles de experiencia, tal como el mental, el sensitivo, el intelectual, el moral y también el espiritual.

 

El Hatha yogui aprende a expandir su visión limitada hacia una visión o sabiduría ilimitada.

 

 

El camino de la Originalidad.

Arquetipo asociado: El Rebelde

Esencia: 

"Todas las esencias espirituales de los 7 yogas

con originalidad y independencia."

Tantra

La palabra Tantra significa “Técnica”, el método es la experiencia en el camino.  De modo que no es un camino filosófico. No se ocupa de indagaciones intelectuales. No se ocupa del por qué, se ocupa del cómo, no se ocupa de qué es la verdad, sino de cómo se puede alcanzar dicha  verdad.

 

El primer texto escrito es el “Vigyan Bhairav Tantra”. El contenido es la conversación que mantiene Shiva con su esposa Shakti, unidos en postura del nudo, una postura tántrica por excelencia donde Shakti está sentada con las piernas encima de las de Shiva, uniendo así sus genitales y sus corazones. Ella le pregunta: "amor mío, ¿Qué es el amor?" y Shiva en lugar de contestar directamente empieza a darle técnicas para alcanzar la experimentación sobre la muerte, la consciencia y el amor... Pretende así que se experimente lo que es cada cosa y no se intelectualice a través de la mente.

 

Así que el tantra son técnicas para experimentar la Consciencia en la naturaleza.

 

Los tántricos tienen como herramienta espiritual los deseos. ¿Cómo los utilizan? Estando siempre conscientes en cada momento y no dejando que los deseos les dominen. Se convierten en los maestros de los deseos y no en sus esclavos.

El secreto del éxito de los tántricos es el de entender los deseos como un amigo, y no como un enemigo. El Deseo es un amigo sin el que no podemos estar. Los únicos que tienen éxito en el camino del Tantra son los que aprecian los niveles más profundos de los deseos sin perderse en los deseos superficiales. Nuestros deseos más profundos son alcanzar la iluminación, la absoluta felicidad, la libertad y el amor.

El peligro es que los deseos superficiales van, más a menudo, en direcciones contrarias a las de los deseos espirituales.

 

El tántrico cultiva la conciencia del flujo de los deseos y como un yogui, evita el apego al objeto de los deseos. Ya que el apego al objeto de deseo nos transporta fuera del presente. En cambio, la conciencia del flujo de nuestros deseos nos mantiene en el presente. Gradualmente, la conciencia del flujo crece en una conciencia de la fuente silenciosa del deseo. Así, el tántrico se convierte en el maestro del Deseo, y no en su esclavo.

© 2020 by Sylvie       www.yogagrama.net

Yogagrama
Sabiduría holística