• Sylvie

3 acciones para ayudar a nuestro CUERPO FÍSICO a transitar los cambios del verano al otoño.

No sé si te pasa, pero cuando llega el fin del verano o el fin del invierno, me entra mucho cansancio y… pereza física y mental. Noto que mi cuerpo físico se tiene que adaptar a una nueva realidad, justo cuando le había cogido gustito a las saludables ensaladas del verano o, al contrario, a los ricos platos del invierno.


Como dice la canción de la gran Mercedes Sosa “cambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia todo cambia” y aquí estoy de nuevo a mitad de septiembre preguntándome que puedo hacer para vivir esta transición de forma natural y armoniosa.




Lo miraremos desde la visión de un antiguo sistema de conocimiento ayurvedico y astrológico que puedes descubrir a través de la web yogagrama.net.


Según ello, cada época del año tiene una cualidad intrínseca: Calor en Verano, Frio en Invierno, Pesadez al final del invierno, Ligereza en final del verano, etc. guiados por las 7 esencias planetarias principales: Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno.


En la alimentación, nuestra medicina natural, buscaremos a adaptar nuestro cuerpo físico a cada estación con la cualidad opuesta: comidas refrescantes en verano, etc…


También influirá una de las 7 esencias planetarias asociada a nuestro propio cuerpo físico, cualidad única y personal con la cual hemos nacido.




Ahora estamos en el verano tardío, un momento intermediario entre el verano y el otoño. Aquí en Barcelona, hasta a veces finales de octubre aún podemos aprovechar su suave climatología.


Es un tiempo de intensa metamorfosis y abundancia. La naturaleza está engendrando sus frutos y nos regala su dulzura.



Esta estación está regida por la esencia del planeta Marte. A nivel de arquetipo, es el planeta del fuego, de la acción rápida y está enfocado en los resultados.


Con amor y dedicación, durante las previas estaciones, los frutos llegarán a la madurez y serán tan dulces como nos gustan.


En el ayurveda moderno se lo relaciona con el humor Pitta y en el ayurveda antiguo con el desequilibrio de la ligereza. La gente con la cualidad de Marte en el cuerpo físico tiene mucha energía y su metabolismo es muy rápido.


Necesitas saber cómo retener esta energía, como una llama puede desperdigarse y dejarte desnutrido, insatisfecho e irritable. Una buena digestión y asimilación es una señal de un Marte equilibrado.


Más que nunca aprovecharemos los alimentos que nos ofrece esta estación para sentirnos con energía y firmeza para entrar en la estación más constrictiva del Otoño.


Conforme nos acercamos al equinoccio de otoño, el tiempo nos advierte del cambio con los fuertes contrastes de temperatura, las borrascas y los días de lluvia.


Estos momentos más cortos de combinación y superposición de clima están bajo la esencia de Mercurio, el arquetipo de la comunicación y de la adaptación rápida. El mensaje es claro, nos tenemos que empezar a preparar para el gran cambio de la tierra: de la expansión a la interiorización.


El otoño es también una época de recolección en la naturaleza, pero con alimentos de energía más estable y duradera. Estaremos entrando en tiempos de organización y conservación. Los alimentos nos ayudaran a mantenernos estables y fuertes delante los giros de tiempo y las temperaturas a la baja.


Esta estación está influenciada por Saturno. A nivel arquetipo, Saturno significa la seguridad, la acción lenta y los resultados sólidos. En el ayurveda moderno se relaciona con el humor Vata, con los elementos aire y éter. En el ayurveda antiguo se relaciona con el desequilibrio de la sequedad.



La gente con la cualidad de Saturno en el cuerpo físico necesita enraizarse y a la vez relajarse. Tiene tendencia a tensarse en momentos de inestabilidad y cambios extremos: viento, frio, lluvias etc.


El objetivo en Otoño es que vayamos poco a poco adaptándonos a los cambios con suficientemente alimentos nutritivos, buenas grasas y proteínas.


Saturno también es significado de simplificar y depurar. Puede que hayamos abusado de alimentos refinados durante el verano y eso nos crea altibajos, lo mismo ocurre con comidas demasiadas ricas disfrutadas demasiado temprano, todo se tiene que introducir en su justo tiempo y medio.

Ahora que hemos resumido las grandes características de esta época del año, vamos a recordar 3 acciones y objetivos prácticos para ayudar a nuestro cuerpo físico a fluir y adaptarse a estos cambios de estación del verano tardío al otoño:


1- En la dieta, el objetivo es nutrir y tonificar


Necesitamos requilibrar los desajustes físicos que ha podido padecer nuestro cuerpo durante el verano, época de más expansión.


En nuestra cocina es importante empezar a generar calor con los productos de la temporada y con unas cocciones al vapor o con estofados cortos. Esos permitirán re-equilibrar, re-forzar y calentar nuestro núcleo. Alimentos Regeneradores del Verano Tardío:

1- Cereales integrales: cebada, arroz, maíz y trigo.

2- Verduras y hortalizas: acelga, alcachofa, apio, borraja, brócoli, calabaza, canónigos, cardo, cebolla, coles de hoja, coliflor, endibia, escarola, espinaca, hinojo, jengibre, puerro y remolacha.

3- Legumbres: garbanzo, guisantes y judía.

4- Proteínas animales: huevos, aves y pescados.

5- Proteínas vegetales: avellanas, almendras, piñones y pistachos.

6- Frutas: melocotón, melón, nectarina, uva, aguacate, higo, granada y mango.





2- En los ejercicios físicos, el objetivo es tonificar y constituir resistencia


Mientras vamos pasando a un ciclo orientado hacia dentro, uno puede irse contrayendo con la llegada del frio.


Es el momento perfecto para retomar un programa de ejercicios físicos que nos ayudará a desintoxicar los posibles excesos del verano y tonificar el cuerpo para ayudar a mantener soltura y flexibilidad.


Son recomendables todos los ejércitos físicos que lentamente, con regularidad y sin forzar sus límites permiten al cuerpo estirarse y abrirse.

Aquí propongo una lista de métodos y deportes según una intensidad creciente (aunque todo es relativo a las habilidades y los gustos de cada uno).


1- Método feldenkrais


2- Natación, fit walking, marcha nórdica


3 - Pilates, Hatha Yoga, Gimnasia


4 - Danzas, Deportes de equipos




El objetivo es combinar ejercicios de estiramientos para ayudar al cuerpo y las articulaciones a mantener su flexibilidad, e ir subiendo la intensidad para sudar y desintoxicar el cuerpo, y a la vez mejorar su fuerza e resistencia para ir entrando en el otoño.



Tips para eliminar tensiones y resistencias e ir cambiando poco a poco hacia buenos hábitos.

  • Marcarnos pequeños objetivos: si no practicamos ningún deporte, podemos empezar por pasear por la naturaleza o los parques; un poquito cada día.

  • En las comidas: masticar bien es fundamental, y tras un breve periodo de relajación, nos movemos un poco. Esto ayudara a una buena asimilación de los elementos nutritivos.

  • Observamos nuestro nivel de energía anímico tras cada ejercicio y comida, pues nos ayudará a conocernos y a ajustar lo que es más conveniente para nuestro cuerpo físico en cada momento.


3- En el descanso el objetivo es volver a la relajación


La adaptación al cambio de estación supone un estrés para el cuerpo. El descanso y la relajación del cuerpo son de suma importancia para poder recentrarnos y reponer nuestra energía para la vuelta al colegio y al trabajo.


Tips para entrar en relajación y descansar bien:

- Encontrar un tiempo para nosotros –aunque sea 15 min– sin hacer nada, o hacer algo que nos guste puede relajarnos mucho, siempre que sea lejos de cualquier culpa. (Estirarse en el sofá, meditar, escuchar música, dibujar).


- Estar en un entorno agradable y limpio, relaja los sentidos y el cuerpo.





- Agradecer relaja. Toma consciencia de lo bonito y bueno que has experimentado durante el día.


- Ir a la cama temprano y despertarnos con esos primeros rayos de sol, con plena armonía con la naturaleza.



“El No-HACER” puede a veces ser más difícil de lo que parece, pues nos puede ser muy fácil chocar con las adicciones de hoy, que llevan a la sobre estimulación e hiper-actividad (Alcohol, azucar, TV, móviles… etc).


Es todo un reto recuperar buenos hábitos que nos ayuden a sentirnos más sanos y fuertes en nuestros cuerpos, pero vale la pena. Si en el camino aprendemos a respetar los ritmos y necesidades de nuestro cuerpo físico con paciencia y perseverancia, aprenderemos lecciones a nivel físico que podremos aplicar a otras áreas de nuestra vida.


Tener consciencia de los procesos continuos de limpieza, reconstitución y creatividad que nos aportan las estaciones, puede ayudarnos a entender que el cambio es la esencia de la curación.


**--** BIBLIOGRAFIA**-**

Ayurveda Revolutionized – Integrating Ancient and Modern Ayurveda- Ed.Tarabilda *

La salud y Las Estaciones – Dr. Elson M. Haas. Ed Vida Natural

La nueva cocina energética * Montse Bradford * Edition OCEANO AMBAR



2 comentarios

© 2020 by Sylvie       www.yogagrama.net

Yogagrama
Sabiduría holística