Esencia: 

"Desapego y Verdad absoluta."

Gyan YOGA

El camino de la Verdad.

 

 

El gñana o jñana (se pronuncia Gyana) es un término sánscrito que significa ‘conocimiento’. El Gyan yoga es el camino espiritual del conocimiento puro. Gyan Yoga está relacionado con el uso del intelecto y de su capacidad para separar lo real en la vida de lo no tan real.

 

La esencia en la forma de pensar del Gyan yoga, se concentra en la pregunta ¿Quién soy yo?

 

Para saber lo que uno es y lo que uno no es, debemos estudiar los diferentes aspectos del ser humano, de ahí la importancia de la busqueda de un conocimiento espiritual.

 

Al igual que el Hatha yogui el Gyan yogui es un escéptico y rehúye la fe ciega. Los Hatha yoguis necesitan de hechos y de cifras concretas, el Gyan yogui sondea más profundo, más allá de los hechos evidentes para observar verdades más sutiles y causas más altas. Un Hatha yogui prefiere el silencio, un Gyan yogui se deleita en el juego de palabras y sobresale en el debate. El más grande de todos los gyanis, Adi Shankara, derrotó a los filósofos más conocidos de su tiempo en grandes debates públicos.

 

El Gyan yogui utiliza el lenguaje para conectar materia y espíritu. Utiliza palabras para trascender palabras. Como dijo Lao Tzu "El Tao que puede ponerse en palabras no es el Tao". El intelecto no puede identificar la Verdad última. Sólo puede cortar la falsedad. Así que el Gyan yogui lo cuestiona todo especialmente su identidad. Se despoja de su falsa identificación con su cuerpo, sentidos, mente, intelecto, voluntad, sentimientos, y su sentido de “yo-idad.” Finalmente, se da cuenta que la última respuesta se halla más allá de las palabras, más allá de los conceptos, más allá del pensamiento y más allá del sentimiento. Su mente no oscila en el intento de discriminar, simplemente permanece tranquilo y pacientemente observa los diferentes niveles de su personalidad.

 

La creencia en Dios no es un requisito previo al yoga (del tipo que sea), y no lo es, especialmente, para el Hatha Yoga y el Gyan Yoga. Gyanis de diferentes culturas a menudo ven la creación como una manifestación impersonal, no a un dios personal que nos ama a todos y protege a sus hijos. Filósofos gyanis suelen afirmar que es simplemente la naturaleza del Absoluto de manifestarse periódicamente y periódicamente disolverse. Algunos, como Adi Shankara, han sido devotos de un dios personal. Otros, como filósofos budistas y jainistas no ven la necesidad de postular por un dios personal detrás de la creación. Pueden tener opiniones muy diferentes del universo como real o irreal. Lo que comparten en común es la primacía de la verdad absoluta – de una Realidad última no-dual que nunca cambia (inmutable) y que nunca se puede poner en palabras (indescriptible).

 

Si creemos profundamente que toda vida está conectada y que somos una parte integral de un plan cósmico que comprende todas las partes en un Todo, entonces encontramos cada momento del día provisto de infinita alegría y riqueza.

© 2020 by Sylvie       www.yogagrama.net

Yogagrama
Sabiduría holística